Fíjate en el siguiente vídeo. Muestra cómo se deslizan los platitos con comida de un pequeño restaurante japonés. Probablemente hayas visto varios vídeos que lo muestran del mismo modo: desde el punto de vista del cliente.

Ahora fíjate bien en este otro vídeo. El lugar es parecido: un restaurante japonés de sushi. Sin embargo, el punto de vista ha cambiado por completo. Ahora no se graba desde el punto de vista de un cliente, ahora se graba desde el punto de vista de una ración de comida, deslizándose por la cinta transportadora.

Esta genial y sencilla idea de cambiar el punto de vista ofrece un resultado distinto y original. Podemos observar con atención cómo los cocineros preparan el sushi, cómo se comportan el resto de clientes, cómo es este restaurante… En definitiva, cómo lo vería una ración de sushi si tuviera esa capacidad.

Nosotros debemos hacer algo parecido cuando preparamos una presentación, es necesario cambiar el punto de vista y no centrarla en nuestra persona sino en la audiencia que vamos a tener. El resultado también será totalmente distinto.

The following two tabs change content below.
Profesor con vocación de maestro. Obsesionado en compartir conocimiento y maximizar el aprendizaje y la motivación de las personas. Loco de las presentaciones. Estoy en Twitter como carlescv. También estoy en Google+.