Chema Cepeda

Este artículo ha sido escrito amablemente por José María Cepeda, profesional de la salud que desarrolla su actividad como enfermero en el ámbito de las Emergencias Sanitarias. Chema, como le conocemos muchos, también desempeña actividades de investigación y formación a otros profesionales de su sector.

Uno de sus principales focos de interés consiste en descubrir cómo usar de la mejor forma las tecnologías aplicadas a la salud. Es autor de los blogs El efecto pigmalión y Salud Conectada y uno de los fundadores de Cómete la sopa. Chema Cepeda es una mente inquieta con intereses muy variados, supongo que eso hizo que acabáramos siendo amigos :-)

En el siguiente artículo, Chema reflexiona sobre la presentación que tuvo que preparar para TEDxValladolid y que contó con algunas orientaciones que le hice de asesoramiento.

***

Como gran aficionado que soy de la comunicación en todas sus variantes, disfruto mucho de las charlas de grandes ponentes, con independencia del tema que traten.

Una de mis aficiones es ver charlas TED de todo tipo, de las que aprendo muchísimo y saco ideas de aplicación en mi trabajo o como forma de inspiración para escribir en el blog. De hecho en mi lista de ‘cosas por hacer algún día’ figuraba la de hablar en un evento TED. Lo que no me imaginaba es que iba a suceder tan pronto, ni de forma tan inesperada…

La cuestión es que con motivo de la celebración de la segunda edición de TEDxValladolid (pude asistir como espectador de la primera), algunas personas me animaron a que presentara una idea a la sección TEDxYou, en la cual un participante del público dispone de unos minutos para hablar sobre un tema o un proyecto.

Chema Cepeda en acción

La temática del evento de este año era ‘Es tiempo de redefinirse’, tema que se ajustaba bastante bien a lo que me dedico y es a ayudar a mejorar la salud de las personas a través del uso de tecnologías de la información y la comunicación (puedes ver más en SaludConectada.com).

Así que tras darle muchas vueltas (en realidad no fueron tantas) envié una idea y tuve la ‘suerte’ de que gustó a la organización, por lo que fui seleccionado para participar como ponente. Y en ese momento descubrí de verdad la magnitud de lo que se venía encima…

Hay que decir que mi experiencia como ponente hasta ese momento se basaba en varias charlas, cursos de formación y algún que otro evento sobre eSalud, lo que significaba en mi caso que no partía de cero, aunque comparado con las personas que sigo habitualmente, estaba a años luz.

Por eso desde el mismo instante en que recibí la noticia tenía muy claro que me vendría muy bien cierta ayuda, y decidí llamar a Carles Caño, que se prestó (como siempre) incondicionalmente.

 

Carles Caño en acción

Carles y yo nos conocemos desde hace algún tiempo, aunque no recuerdo si fue a través de su blog o del mío. El caso es que ambos nos seguíamos y hablábamos de cuando en cuando sobre algunas inquietudes compartidas (desarrollo personal, lecturas, metodología Lean, etc.). Conversaciones que fueron evolucionando y de las que surgieron algunas ideas y una buena amistad.

Además Carles ya me ha ayudado en otras ocasiones, como en un hangout que compartimos sobre cómo mejorar las presentaciones de salud. Por lo que una vez más me puse en manos de su experiencia y conocimientos para mejorar la charla que tenía entre manos.

 

Cómo preparar un TEDx y no morir en el intento

Desde un primer momento nos dimos cuenta de que el reto no era sencillo y que teníamos que conjugar varios factores importantes.

En primer lugar la duración de la charla no podía superar los 4 minutos. Esto a priori suena bien, porque piensas que es tan poco tiempo que se pasará volando. Pero en realidad es una desventaja, porque supone sintetizar mucho y ser muy concreto, a costa de eliminar contenidos y ejemplos que soporten tus ideas.

Por otro lado las ideas tenían que ser muy claras y libres de tecnicismos sanitarios, porque la audiencia era muy variada.

El reto estaba servido y en menos de 3 semanas teníamos que componer una charla que condensara muy bien la idea y acompañarla de un soporte audiovisual adecuado. Así que nos pusimos manos a la obra…

Durante el tiempo que duró la preparación se sucedieron los correos y las llamadas, los ajustes, los vuelta a empezar, etc. Pero si tuviera que resumir en dos palabras la preparación de la charla, creo que serían enfoque e ideas.

Try to focus

Foto de darrentunnicliff (CC)

Como exponer aquí toda la evolución de la preparación de la charla sería algo tedioso y necesitaría unas 10-15 entradas en Presentástico para mí solo ;), en su lugar voy a compartir lo más relevante y sustancial de lo que fue nuestra colaboración.

 

Visión inicial

El documento de partida con el que empezamos a trabajar contenía 7 folios repletos de ideas, argumentos y ejemplos (que hubieran supuesto uno 20 minutos de charla…).

Carles propuso empezar con una estructuración a través de un punto de partida, establecer el rol de la audiencia y llegar a la conclusión final a través de varios argumentos.

La forma de estructurar una presentación como un viaje me resultó muy interesante, porque establece un orden lógico que puede ser seguido fácilmente por la audiencia.

Y en este caso tenía la ventaja adicional de que en función del tiempo disponible puedes aportar más o menos argumentos, sin desvirtuar el guión principal y manteniendo la esencia de las ideas.

 

Introduciendo el alma a la presentación

Una vez estructurada la presentación mantuvimos una segunda reunión telefónica en la que Carles volvió a echar por tierra mis expectativas sobre lo que (yo pensaba) parecía un buen texto. Creo recordar que sus palabras fueron algo así como: ‘La preparación de la charla está bien, aunque todavía lejos de estar muy bien’.

En realidad la presentación se parecía mucho a Frankenstein, ya que tenía un buen cuerpo (estructura y datos) y podría haber echado a andar, pero también carecía de alma

Frankenstein andando

Foto de newsbiepix (CC)

Así que lo que se antojaba como una reunión tranquila sobre cómo mejorar la charla, se convirtió en un profundo análisis y desconstrucción de ideas, hasta el punto de llegar a la esencia de qué era aquello que se pretendía contar y por qué.

Creo que el alma en una presentación es fundamental. De hecho las charlas TED memorables son aquellas que rebosan de pasión y sentimiento, de historias que son capaces de transmitir por sí mismas y de ponentes que realmente creen en lo que hacen y contagian a la audiencia.

Y otra de las frases que me llevo de estas sesiones es ‘no expliques las cosas, muéstralas’. Porque por mucho que nos empeñemos en contar algo a través de sus características y datos, si somos capaces de ilustrarlo con un ejemplo, este llegará mucho mejor al destinatario. Los ejemplos y las historias son grandes vehículos.

Y finalmente y tras dar unas cuantas vueltas, encontramos la forma de colocar el alma a la presentación a través de una historia muy potente que ilustraba bien y en pocas palabras el mensaje que queríamos transmitir.

 

Añadiendo un soporte audiovisual

El soporte audiovisual con diapositivas es algo que cuando empiezas a elaborar presentaciones valoras muchísimo. Tan importante te parece, que le dedicas la mayor parte del tiempo de preparación. Pero conforme vas mejorando y aprendiendo te das cuenta de que en realidad son elementos valiosos, siempre que aporten algo de valor a lo que estés diciendo.

Y en este caso tenía claro que las imágenes podían ilustrar bien un par de conceptos, así que nos centramos en esa parte y el resto fueron sobre todo de acompañamiento visual.

Como queríamos que todas las diapositivas tuvieran uniformidad, opté por dibujarlas a partir de fotos y colorearlas con un programa de edición. Y creo que quedaron bastante bien ;)

 

El resultado final

Puedo decir sin temor a equivocarme que de lejos esta ha sido la presentación que más he trabajado en toda mi vida. Y aunque prepararla fue duro, también es verdad que a nivel personal ha sido muy gratificante.

A continuación tienes el vídeo de la charla para que valores y juzgues por ti mismo y después la comentamos…

 

Valoración personal

Pasados los nervios previos, el resultado ha sido bueno en términos generales y el feedback recibido muy positivo. Por supuesto habrá que pulir muchísimas cosas de cara a próximos eventos, pero como aprendizaje y experiencia ha valido mucho la pena.

Así que vaya desde aquí mi agradecimiento a los organizadores y voluntarios de TEDxValladolid, muy especialmente a Belén Viloria y a todos los profesionales que trabajan cada día desarrollando tecnologías de acercamiento para mejorar la salud de las personas.

Y a través de esta entrada quiero dar las gracias a Carles Caño por su ayuda en la preparación de la charla. De él me llevo muchas cosas, pero sobre todo la capacidad y forma tan clara que tiene de ver las cosas y el arsenal de ideas que es capaz de desplegar para dotar de alma a una presentación. Sin duda un gran aprendizaje.

***

The following two tabs change content below.
Profesor con vocación de maestro. Obsesionado en compartir conocimiento y maximizar el aprendizaje y la motivación de las personas. Loco de las presentaciones. Estoy en Twitter como carlescv. También estoy en Google+.